28/6/10

Lonxe dun proceso aberto e de futuro, estamos ante unha posible involución política prexudicial para a esquerda alternativa deste país.

Carta de Jesús Iglesias a Cayo Lara

D. Cayo Lara Sr. Coordinador General
IZQUIERDA UNIDA





Estimados compañeros:

Como sabéis, desde Izquierda Unida de Asturias venimos trabajando con intensidad por reforzar el proyecto político que representamos para la izquierda alternativa. Consideramos que nuestra organización debe asumir, como tarea prioritaria en el actual contexto, liderar la oposición de izquierdas en nuestro país frente a la política de derechas de Zapatero y el Partido Socialista. Los socialistas han renunciado a afrontar la crisis desde la izquierda y están adoptando un conjunto de medidas dirigidas a cargar la factura de la crisis precisamente a aquellos que no la han provocado: pensionistas, trabajadores, jóvenes… Para ello han emprendido el camino de un brutal recorte del gasto público, sacrificando recursos que van destinados a educación, sanidad, empleo… es decir, al conjunto de la política social en nuestro país. Para afrontar la crisis el Gobierno de Zapatero ha fijado una hoja de ruta que pasa, inevitablemente, por desmantelar el Estado de Bienestar, por eliminar los derechos sociales y laborales que han sido posibles gracias a la lucha del movimiento obrero en nuestro país.

Y mientras esto ocurre, mientras el Gobierno del PSOE recorta pensiones y salarios, opta por el tijeretazo en la política social, deteriora los servicios públicos, sacrifica los presupuestos destinados a educación, sanidad, dependencia, política social… se niega a adoptar ni una sola medida dirigida a garantizar que los verdaderos culpables de la crisis asuman parte del coste. Ni reforma fiscal para garantizar más ingresos públicos y exigir sacrificios precisamente a aquellos que más se han beneficiado del crecimiento de los últimos años, para hacer posible que los ricos contribuyan más a financiar las medidas anti­crisis. Ni reforma financiera para evitar que la falta de normas permita la especulación sin límites que ha llevado al borde del colapso el sistema financiero.

Un Gobierno que no ha tenido el menor problema en activar planes de rescate multimillonarios para la banca, financiados con dinero público, pero se niega a imponer un impuesto específico a los bancos para financiar las medidas anticrisis como han hecho, entre otros, varios países gobernados por la derecha. Un Gobierno que recorta las pensiones pero no toma ni una sola medida para avanzar en una mayor progresividad fiscal en nuestro país o que mira a otro lado ante el multimillonario fraude fiscal que hay en España mientras recorta el presupuesto de la Agencia Tributaria.

En este contexto, en el que miles de ciudadanos que pudieron haber apoyado electoralmente al PSOE se sienten hoy traicionados, IU tiene la obligación de centrar todos sus esfuerzos en liderar la oposición desde la izquierda a la política de Zapatero. Ésta debe ser nuestra principal prioridad, y en ello debemos centrar todos nuestros esfuerzos. Debemos fortalecer IU, ofrecer una organización más cohesionada, más plural, que sirva de altavoz de las soluciones de izquierdas frente a la crisis en las instituciones, en los centros de trabajo, en la Universidad, en las asociaciones ciudadanas…

Refundar IU es reforzar IU, y no hay mejor hacerlo que intensificando el esfuerzo y el trabajo de nuestra organización frente a la crisis. Es decir, reforzar la utilidad de IU como alternativa política para las personas de izquierda en nuestro país, reforzar la credibilidad de nuestro discurso, reforzar la necesidad de incrementar nuestro respaldo electoral para tener más capacidad de influir y decidir en las instituciones.

No es creíble que mientras hablamos de refundación, los ciudadanos vean cómo personas que forman parte del patrimonio político de IU son excluidos. No podemos abrir las puertas de la organización mientras alejamos de IU a personas que han jugado un relevante papel en los últimos años. Así no se refuerza una organización política sino que se debilita.

Hemos constatado con preocupación cómo el proceso de refundación, lejos de servir de oportunidad para reforzar nuestro proyecto político ha sido concebido como una refundación de laboratorio con llamamientos y documentos que pretendían tener un impacto mediático pero que no han contribuido a incorporar a nuestro proyecto a nuevas personas, todo lo contrario, el balance de la refundación arroja un resultado negativo: ya no están en IU muchos destacados militantes de nuestra organización y se ha excluido a importantes dirigentes que bien podían jugar un destacado papel en los próximos años. Interesantes discursos que van en una dirección y actuaciones que lo hacen en dirección opuesta.

Hemos constatado que el núcleo de dirección federal es incapaz de garantizar el adecuado e imprescindible cumplimiento y respeto de los acuerdos del Consejo Político Federal. Unos acuerdos que ahora se vulneran y que suponían una garantía para toda la organización en este proceso por cuanto fijaban las normas del juego: la refundación no podía suponer que aquellas personas que tienen como único objetivo destruir IU pudieran hacerlo desde dentro de la organización. Hemos comprobado la falta de autoridad y autonomía política para garantizar el respeto a los acuerdos adoptados democráticamente por parte de los máximos responsables federales de IU.

Hemos comprobado, a lo largo de los últimos meses la falta de voluntad política para afrontar con coraje la necesaria normalización interna para reforzar nuestra capacidad de trabajo y propuesta a la sociedad española.

No es casual que en las últimas semanas hayamos intensificado nuestra voluntad de diálogo para propiciar acuerdos que beneficien los intereses generales de Izquierda Unida. Precisamente, fruto de este esfuerzo, en la tarde del jueves 24 de junio los máximos responsables tanto de la Federación de Asturias como de la dirección federal alcanzaron un acuerdo que superaba los conflictos, garantizando el respeto a las decisiones adoptadas por el Consejo Político Federal de IU y permitiendo que la principal prioridad, la acción política frente a la crisis, fuera el eje central de nuestro trabajo. En coherencia, Asturias iba a participar con una delegación que superaba las cuarenta personas.

Lamentablemente, horas más tarde, la Secretaría Federal de Organización comunica la imposibilidad de la dirección federal de garantizar el cumplimiento del acuerdo ante las presiones de un sector de la dirección del PCE que pretende, a toda costa, presentarse a las próximas elecciones al margen de IU y con candidaturas propias. Este es el verdadero debate que hay en el fondo de todo este proceso. Hay dos modelos, el de los que apostamos por una IU fuerte y los que trabajan para destruir IU y presentarse a las elecciones con candidaturas excluyentes y bajo las siglas del PCE u otras. Es decir, se anteponen los intereses de un sector del PCE al interés general de nuestra organización, Izquierda Unida. Algo que sólo beneficiará al Partido Socialista.
Ante la falta de autoridad política de la dirección federal de IU y a la vista de todas estas circunstancias, una vez realizados innumerables intentos de solucionar esta situación, agotadas las vías de diálogo y negociación que hemos activado, y constatada la falta de voluntad para protagonizar los cambios que las circunstancias requieren para dar respuesta a los problemas de la gente, hemos decido que la federación de Asturias no participará en la Asamblea de Refundación que se celebrará mañana sábado.

Es una decisión difícil, ya que en Asturias hemos impulsado un proceso abierto a la sociedad, organizando decenas de reuniones y actos abiertos que nos permitieron acudir al encuentro de colectivos, asociaciones, organizaciones y personas para analizar las respuestas a la crisis y el papel de la Izquierda en este momento. Un proceso que culminó con un importante acto en Oviedo, al que acudieron cientos de personas y decenas de organizaciones asturianas (entre ellas los sindicatos, federaciones de asociaciones de vecinos, organizaciones de personas mayores, consumidores, consejos de la juventud…). Nosotros queríamos formar parte de un proceso de refundación que fortaleciera a IU, pero no hay condiciones para participar en otra refundación, la que se ha impuesto, la refundación de un sector del PCE sobre IU. Lejos de un proceso abierto y de futuro, estamos ante una posible involución política perjudicial para la izquierda alternativa de este país.

Esperamos y deseamos que la dirección federal de IU recupere su autoridad, sea capaz de garantizar el cumplimiento de los acuerdos del máximo órgano de dirección de IU y, por tanto, pongan fin al secuestro político al que están sometidos en estos momentos.

Oviedo, 25 de junio de 2010


En nombre de la dirección de IU de Asturias,

Jesús Iglesias
COORDINADOR GENERALIZQUIERDA UNIDA DE ASTURIAS / IZQUIERDA XUNIDA D’ASTURIES
Pla. Alfonso II El Castro (Pla. de la Catedral), 3 – 2ª planta / 33003 OVIEDO
Tfno: 98 508 39 00 Fax: 98 520 31 82

No hay comentarios:

Publicar un comentario