4/12/09

SINDE, VÁYASE...

Todos intuíamos que algún día iba a pasar lo que venía anuciandose desde que la señora Sinde, -amiga de sus amigos como máximo mérito a subrayar-, fué nombrada Ministra de Cultura. Desde su instante cero de entrada en la Historia de España, su razón de ser en esta responsabilidad ha sido el pretender ser útil a sus amigos. Fuera com fuera. Todo por la amistad, por sus amigos y por los intereses de una parte de la población y no del interés general.

El problema surge en que, ocupando una alta responsabilidad política, el pretender ayudar a los intereses de sus amigos tiene un nombre y está mal visto. Políticamente inaceptable y éticamente reprobable. Incluso tiene un nombre en la ciencia jurídica.

Pero este ciudadano, -el que esto firma-, no va a suplantar a los poderes del estado que les pudiera corresponder analizar y valorar esa conducta, especialmente, cuándo su intento ha quedado en eso, en un intento vergonzoso e inmoral parado gracias a la reacción inmediata de la ciudadanía que, cívicamente, ha ejercido sus derechos.

La señora Sinde, no es un/a política, es una advenediza a la que le moló ser Ministra y lo ha sido... Pero a la gente, como a esta conciudadana, a la que viene grande la responsabilidad, lo primero que le asoma es ese totalitario que se lleva dentro y su recorrido es obligadamente corto. Esta ciudadanía es soberana, también en materia de higiene democrática y no está para coñas ni para experimentos molones.

Y su primera batalla, (anunciada, eso sí), consistió en pretender cazar un ratón aún a costa de romper la cristalería de Bohemia.... No ha cazado ese ratón, pero ha roto la cristalería. Una inútil polìticamente hablando.

La señora Sinde, ha de ser sustituída al frente del ministerio de Cultura en el gobierno de España, y lo ha de ser con urgencia y por otra persona que sea normal, pero con sentido común y convicciones democráticas; no hace falta que sea siquiera molona como prinicipal virtud... Y, si no es así, el señor Zapatero debe asumir una responsabilidad que no le viene dada por la Gracia de Dios, sino por la elección libre y mayoritaria del conjunto de la ciudadanía a la que, la señora Sinde, no representa ni respeta, sino a una parte de esa reducida de la población.

Este blog, tiene la absoluta convicción de que, en caso de que la señora Sinde alcanzara sus objetivos, tendríamos los dias contados y seríamos eliminadados por esa tétrica Comisión de Molones a la que Sinde revestiría de competencias para fijar el ámbito de la libre circulación de las ideas y el límite de la Cultura compartida. Seríamos declarados desafectos y un peligro público. Cerrados, vaya. ¡Vivan las caenas, Sinde!

En esa duda, hoy, día de santa Bárbara, he decidido publicar esta declaración, presidida por la indignación y la mala leche, así como hacer pública mi nota de ayer a la ministra a través de ese cauce orgánico llamado "Buzón de Contacto del Ministerio de Cultura".

"Buzón de contacto del Ministerio de Cultura.
Jueves, 3 de diciembre de 2009
19:40 horas.
NOMBRE: Lóis Uxío
APELLIDOS: Taboada Arribe
CORREO ELECTRÓNICO: ..........@.......
ASUNTO: Sinde, váyase...
TIPO DE MENSAJE: Sugerencia
DESTINATARIO: Atención al ciudadano.
Señora:
Tras conocer el resultado de su reunión de esta mañana con un grupo de compañeros y compañeras blogueros de este país, me uno a todos los que sentimos bochorno y frustración por su actuación como responsable política de la Cultura española.
Soy consciente de que a mí, un ciudadano ni más ni menos, no le va a aceptar siquiera la opinión, pero sepa que me uno al clamor de los que piden al señor Zapatero que la cese ya, en el caso de que usted no tenga la coherencia de reconocer sus limitaciones y fracasos como ministra.
Atentamente,
Lóis Uxío Taboada Arribe.
Tlf. ..........
DNI ........."
Ni los mecanismos administrativos del ministerio, ni el escaso barníz democrático de la señora Sinde, han propiciado, hasta ahora, ni siquiera un acuse de recibo. No lo espero ni me hace falta. Su dimisión o su cese, sí. Lo exijo en este ejercicio modesto de libre expresión cívica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario