4/11/09

"Mi abuelo no es Federico García Lorca, pero para mí es muy importante"

Una almeriense relata en la ONU el drama de los desaparecidos del franquismo

La almeriense Manuela Márquez Sánchez, de 53 años de edad, viaja hoy hasta la Secretaría del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias adscrito a la ONU en Ginebra para trasladar el "testimonio de su padre" de 83 años de edad e impedido para viajar con el fin de exponer su caso ante la búsqueda de Martín Márquez, abuelo de la ponente y víctima de la Guerra Civil cuyos restos se ubican en una fosa común en el cementerio municipal de Almería, su tierra natal.


Manuela Márquez, ama de casa y afincada en Barcelona, explicó que iniciará su viaje, recién operada de cataratas y en compañía de su hermana pequeña, Ana María Márquez, de 35 años de edad, con el propósito de encontrar a su abuelo. "Hoy fui a ver a mi padre y me dijo que el tiempo se le acababa y que quiere sacar al yayo", explicó Manuela Márquez en referencia a los deseos de su progenitor.


Fotos del abuelo a Ginebra


De esta forma, la mujer indicó que a Ginebra se lleva fotografías de su abuelo y algunas fotocopias de un libro que ella misma ha confeccionado con los documentos que ha encontrado en referencia a Martín Márquez durante los últimos seis años, cuando comenzó su investigación, para mostrarlos ante el grupo de trabajo compuesto por cinco expertos independientes que se reúnen únicamente tres veces al año.


Detenido y desaparecido


Manuela Márquez narrará la desaparición de su abuelo tal y como se lo contó su padre, quien presenció con 13 años como los miembros del bando nacional se lo llevaron apresado a su padre hasta el castillo de Cuevas del Almanzora (Almería), momento en el que se le perdió la pista. "En el que momento en el que le detuvieron le dijo desde lejos que llevara la cabeza alta porque su padre no había robado ni matado a nadie", rememoró.


Inicio de la búsqueda


Manuela Márquez comenzó la búsqueda de los restos de su abuelo, natural de Cuevas del Almanzora (Almería) hace más de seis años con distintas llamadas a los registros de distintas ciudades, aunque siempre centrada en Almería, donde se desplazó para consultar el registro civil.


Sin datos en los archivos


Según cuenta, tras ahondar en los archivos no encontraron señales de Martín Márquez, por lo que volvieron a Barcelona, si bien les indicaron posteriormente que su abuelo sí figuraría en dicho registro supuestamente bajo un nombre erróneo, por lo que visitaron la ciudad en varias ocasiones en busca de más pistas.


Sentados sobre la fosa


"Recuerdo que hicimos un viaje a Almería para buscar datos sobre mi abuelo y estuvimos en el cementerio sentados sobre unas jardineras. Tres años después descubrimos que la fosa en la que está mi abuelo se encuentra debajo de esas jardineras y se me pusieron los pelos de punta al saberlo", relata la nieta del difunto quien aclaró que encontró entre el registro del cementerio el certificado de entierro de su abuelo.


Fosa con seis cuerpos


Así, Manuela Márquez apunta a que la identificación de los restos de su abuelo serían "fácilmente identificables" ya que, según las primeras hipótesis, en la fosa se encuentran entre seis y siete cuerpos.


Entierro digno


La nieta del fusilado tras un consejo de guerra sumarísimo indicó que es la primera familia en pedir una exhumación en la provincia de Almería y confía, gracias al apoyo recibido por el arqueólogo Juan Luis Castro y su abogado defensor Pablo Gutiérrez, en poder dar "un entierro digno" a su abuelo. "Mi abuelo no es Federico García Lorca, pero para mí es muy importante", apostilló.



1 comentario:

  1. Gracias por contar una de las miles de historias anónimas

    ResponderEliminar